Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

CUADROS QUE NO PINTARÉ

Hace un frío repentino en Madrid. Entro en una cafetería. Es un local moderno, minimalista, limpio hasta la asepsia. Tiene una carta de cafés amplia y plagada de floridos vocablos. Comprendo de inmediato que la asepsia, la decoración minimalista y las floridas denominaciones de las bebidas van a derivar en una cuenta desmesurada, pero me resigno. Mi acompañante, de quien ha sido la idea de entrar, gruñe un poco ante la perspectiva, pero no propone buscar otro sitio. Hace mucho frío en el exterior y el barrio en el que nos encontramos, elegante y algo esnob, en un desierto en la mañana de sábado.   Somos los únicos clientes, pero aun así, los sonrientes camareros tardan en preparar los cafés como si tuvieran que ir en busca de los granos a una hacienda cafetalera. Estamos sentados de cara a un ventanal, contemplando los primeros signos de vida en una calle que se despereza muy tarde. A nuestra espalda, una sinfonía de ruidos nos hace sospechar que los granos de café están siendo molid

Entradas más recientes

SOÑAR CON AUTOBUSES

DICIEMBRE NEGRO

FELIZ INCERTIDUMBRE

EN EXPOSICIÓN (V)

FELICES COMPAÑÍAS

OTRAS VIDAS

PRENDAS OLVIDADAS

LECTURAS DE NOVIEMBRE (2022)

EN EXPOSICIÓN (IV): JOAQUÍN SOROLLA / HIJAS DEL NILO

MICROCOSMOS

LECTURAS DE OCTUBRE (2022)

UNA DE ZOMBIS

EN EXPOSICIÓN (III): COLLECTIF 1200 / AMALIA AVIA